Sant Antoni, protagonista de enero en la provincia

lotengorepe_entrada3

¡¡Muy buenas!! Estamos ya ante un nuevo fin de semana y nos hemos prometido aprovecharlo al máximo con nuestros peques. Si queréis seguir nuestro ejemplo, la mejor opción es tomar buena nota de los planes que os proponemos a continuación. Y además, recordad las alternativas de siempre, desde las habituales sesiones del Planetario de Castellón a las estupendas visitas al castillo de Onda. ¿Os venís con nosotros?

Viernes, 16 de enero
· Hoy empieza un auténtico rosario de celebraciones de Sant Antoni por toda la provincia: ¡qué difícil es elegir!.
· Por la tarde, en Mare Castelló los neopapás y las neomamás tendrán un taller gratuito de masaje infantil.
· En el edificio Hucha, vuelve el ciclo Cuentacuentahucha, hoy con Tortuga de Engrata  Teatre.
· Onda acoge, hoy viernes y mañana sábado, sendos pases de cine infantil con La pandilla, los héroes del día.
· Y al final del día, en el Paranimf de la UJI, Entredos, una obra de teatro-circo para disfrutar en familia.



Sábado, 17 de enero
· El día comienza en Almassora, con su jornada de puertas abiertas en el Museo del Juguete.
· En Castellón, en la Sala Zona 3, nos esperan con teatro: Algo que quería ser alguien.
· La librería Babel acoge, también en la capital, un taller de manualidades literarias con El Elefante Lector.
· En el Grao de Castellón, desde las 17 h, las celebraciones de Sant Antoni del Porquet.
· Mientras, Onda abre hoy y mañana una feria medieval.
· Por la tarde, de vuelta a Almassora, el musical El gat amb botes.

Domingo, 18 de enero
· Quedan los rescoldos del fuego pero mucha, muchísima actividad de Sant Antoni en la provincia.
· En Castellón, una divertida ruta en torno a Tombatossals con Turiart, idónea con niños
· Benicàssim vive un nuevo fin de semana de viajes en las maquetas de tren en la plaza del Trenet.

Y bien, pues hasta aquí nuestras propuestas. Como siempre, en el calendario de nuestra portada podéis seguir el rastro de los próximos eventos, de las próximas fechas… y de las novedades que se van incorporando continuamente. Y si conocéis más alternativas, vuestras propuestas son bienvenidas: os invitamos a hacérnoslas llegar por correo electrónico, Facebook o Twitter. Aprendemos cada día escuchándoos y descubriendo con vosotros más opciones de ocio para todos, que nos ayudan a mejorar la Agenda.

No olvidéis que cualquier día es una oportunidad más para vivir la provincia a tope, especialmente aquellos rincones que la hacen infinita (y que ahora podéis descubrir con nuestra sección Castellón Infinito, con los amigos de Itinerantur)… y también podéis echar un vistazo a la cartelera del cine. Y aun así sois de los que preferís quedaros en casa, podéis disfrutar con vuestros hijos de la lectura de algunas de las propuestas que nos hacen los amigos de la Librería Argot en la sección Leer para crecer.

Como siempre, vosotros tenéis la última palabra. Como siempre, gracias por elegirnos para informaros y un fuerte abrazo.

Tragapinyols, en nombre de toda la ‘conlloga’ de la Agenda de Tombatossals

Castellón Infinito: la Serra d’Irta, joya mediterránea

Pasó la Navidad y volvemos a la normalidad del calendario ordinario. Y qué mejor que hacerlo con la esperada cuarta entrega de Castellón Infinito, la sección que traen los amigos Belén y Chema (Itinerantur), con quienes compartimos el amor por nuestra provincia y todos sus valores. Hoy con el protagonismo de una ruta muy especial, la de una joya mediterránea al alcance de todos como es la Serra d’Irta. La propuesta es más que prometedora. Así que… ¿nos acompañáis?

La sierra costera de Irta se caracteriza por poseer prácticamente el último tramo sin urbanizar (14 km) de toda la costa mediterránea española desde Francia hasta Andalucía. ¡Ahí es nada! Sus montañas, sus calas y playas, sus imponentes acantilados son uno de los últimos testimonios naturales de lo que fue el Mediterráneo Original, prácticamente desaparecido en los últimos cincuenta años. Da lo mismo en invierno que en verano, pues con nuestro clima cualquier época es buena, en la visita a Irta recordaréis los tiempos de los piratas berberiscos a los pies de la Torre Badum, encima de un impresionante acantilado. Exploraréis una biodiversidad única en el mundo y cómo ésta se adapta a las duras condiciones de una costa cambiante. Hablaréis sobre el mar y la importancia de conservarlo al lado de varios manantiales que desembocan en calas desiertas. Sentiréis el monte mediterráneo en todo su esplendor, con sus olores e, incluso, saboreándolo. Y ascenderéis a las cumbres que albergan dos de los castillos más importantes de nuestra línea marítima.

¿Dónde está

El Parque Natural de la Serra d’Irta se encuentra en la franja costera de la comarca del Baix Maestrat. Son más de 7700 hectáreas terrestres y 2400 hectáreas de Reserva Marina compartidas entre 3 municipios, a saber y de sur a norte: Alcalà de Xivert, Santa Magdalena de Polpís y Peníscola. Son, en realidad, dos pequeñas sierras paralelas entre sí y, a su vez, al mar, separadas por la Vall de l’Estopet y llenas de patrimonio natural y cultural y, por supuesto, de senderos, caminos y antiguas vías pecuarias que las recorren y las ponen al alcance de tod@s.

¿Cómo llegar

Las comunicaciones desde, por ejemplo, las ciudades de La Plana son muy buenas. En unos 30 minutos desde Castellón os podéis plantar en Alcossebre, pedanía costera de Alcalà de Xivert y límite más meridional del Parque Natural, tanto por la carretera N-340 como por la autovía CV-10 o la autopista A-7. Si continuáis por esas vías hacia el norte llegaréis en pocos minutos a Santa Magdalena de Polpís (límite occidental) y, finalmente, a Peníscola (límite septentrional). Desde todos esos municipios existen senderos perfectamente señalizados que os permitirán adentraros en el Parque Natural y descubrirlo desde diferentes perspectivas y con diferentes medios de transporte –caminando, en bicicleta e, incluso aunque mucho menos divertido, en coche.

Qué le convierte en un sitio especial

Hoy día es casi inimaginable situarte en algún punto de nuestro maltrecho litoral y que tu vista se pierda en paisajes infinitos, sin barreras visuales, sin apenas huellas humanas, donde el verde y el marrón del monte y el blanco y el azul del mar se junten tan íntimamente como la pareja largo tiempo separada. Pues eso es precisamente lo que ocurre en la Serra d’Irta y solo por eso ya merece la pena una visita pausada, sin prisas, aunque este Parque Natural esconde muchas más maravillas.

En el plano ecológico, la representación de ecosistemas mediterráneos costeros como la maquia, las playas, calas y dunas o los acantilados calizos es tremendamente diversa. Desde el área de descanso de la playa del Pebret, a unos 8 km al norte de Alcossebre, se inicia hacia el sur un sencillo itinerario botánico -adaptado también para sillas de ruedas- con paneles informativos a través del cual descubrir la enorme biodiversidad vegetal del inalterado matorral mediterráneo de Irta. Desde la misma playa del Pebret, pero esta vez caminando hacia el norte, enseguida llegaréis a los acantilados de la Torre Badum. El que se extiende a los pies de la torre mide nada menos que 47 metros. Las vistas desde ahí –de la península de Peníscola al norte, de toda la costa de Irta hacia el sur- son alucinantes. Hay que vivirlo.

En el Parque Natural encontramos, además, nada menos que 4 Microrreservas de Flora que guardan, en muchos casos, plantas que exclusivamente crecen ahí o, como mucho, en nuestra estrecha costa valenciana, el caso más paradigmático de las cuales es el de los Limonium o saladillas, que han evolucionado sobreviviendo a las duras condiciones vitales de los acantilados.

Todas esas Microrreservas las encontramos señalizadas a lo largo del camino que recorre los 14 km costeros, pero fuera de nuestra vista, bajo el mar, se esconde, en nuestra opinión, el mayor tesoro de Irta: sus fondos marinos. Debido a la casi nula explotación pesquera que se realiza (solo se permite la pesca artesanal, y no en todos los tramos de la Reserva) y, entre otros motivos, a los manantiales costeros de agua dulce procedente del enorme acuífero del Maestrazgo, la concentración de especies marinas -vegetales, animales, algas, etc.- es sencillamente gigantesca. Por ejemplo, en el ecosistema de las praderas de Posidonia oceanica –una planta marina con flores, frutos, raíces, hojas, tallos- podríamos observar más de 1000 especies diferentes. Es el equivalente mediterráneo de los arrecifes de coral oceánicos, un auténtico vergel de vida en grave riesgo de desaparición en el resto del Mediterráneo. En 2 de las calas y playas de Irta hay sendos paneles interpretativos que os animan a coger aletas y tubo y realizar unos sencillos recorridos a nado para descubrir nuestra enorme riqueza marina.

· No olvidéis fijaros en…
…el patrimonio histórico y cultural de Irta. No hace falta hablar de la ciudad de Peníscola, la Ciudad en el Mar, la tercera Ciudad Papal después de Roma y Aviñón, una joya histórica y monumental presidida por el famosísimo castillo del Papa Luna que se puede visitar de forma guiada. Merece mucho la pena.

No tan famosos pero casi igual de impactantes son los dos castillos que coronan la Sierra, el de Xivert al sur y el de Polpís al norte. De origen medieval, musulmanes primero, templarios después, ocultan un montón de curiosidades dignas de conocer. Además, las rutas para acceder a ambos monumentos son claras, bien señalizadas y parten desde los núcleos de población de Alcalà de Xivert en el primer caso, y de Santa Magdalena de Polpís en el segundo. Y ambas rutas son realizables por cualquiera que tenga dos pies y una mañana libre.

Sin ir más lejos, el de Xivert es uno de los ejemplos de hisn (fortaleza musulmana) más importantes del periodo califal andalusí debido, entre otras cosas, a su imponente muro oriental de tapial calicostrado en el que existe una inscripción arábiga que reza “al-fatih Allah” (“el que concede la victoria es Dios”). Las torres templarias que protagonizan su postal más característica son igualmente impresionantes, y dándoles la vuelta por el actual camino de ronda se puede acceder al antiguo poblado musulmán de Xivert. Pone los pelos de punta imaginar la vida cotidiana que allí tenía lugar hace no tantos siglos, pues fue definitivamente abandonado con la expulsión de los moriscos en 1609. Para l@s más vag@s: se puede acceder en coche.

El castillo de Polpís, no tan grande y actualmente en proceso de restauración, está rodeado de unos pinares como pocos en toda la Sierra, procedentes de antiguas repoblaciones y evolucionados hoy a auténticas selvas mediterráneas. Tanto el barranco del Castell como el del Boixar, dos vías de acceso a la fortaleza, os dejarán boquiabiertos con su frondosidad. Podréis gozar también de unas vistas fabulosas de toda la sierra, el mar, Peníscola, las Islas Columbretes… desde el Alto de la Bota, en medio de la ruta al antiguo Polpís. Y l@s que no padezcan de vértigo podrán subir a la enorme muralla templaria adosada a su Torre del Homenaje y asomarse como los antiguos vigías hacia el barranco del Castell y el corredor de Alcalà.

Para acabar el apartado patrimonial, a lo largo del camino que recorre la costa del Parque encontraremos antiguos muros y refugios de piedra seca que utilizaban los pastores trashumantes hasta hace relativamente pocos años. También podremos visitar las ermitas de Santa Llúcia (Alcossebre) y Sant Antoni (Peníscola), así como la torre defensiva de Ebrí (Alcalà de Xivert). Pero la que más nos llamará la atención es, sin duda, la Torre Badum (del árabe “al-madum”, fortín permanente), construida en el medievo para, como reza en su escudo del siglo XVI, “sembrar alarma y proteger” de los frecuentes ataques e incursiones de los piratas y corsarios berberiscos. Su posición encima del acantilado más alto de la provincia nos dejará estupefactos. Se puede acceder a ella fácilmente desde Peníscola en bici, caminando o, para l@s más perezos@s, en coche.

Tragapinyols

 

PARA SABER MÁS… 

Información del lugar
Para realizar visitas programadas o a vuestra medida podéis contactar, cómo no, con Itinerantur. También podéis llamar, escribir o, directamente, acudir al Centro de Visitantes del Parque Natural, situado en Peníscola. Ahí os recomendarán rutas, lugares que visitar, zonas de descanso, etc. 

Consejos para el camino
El camino de la costa que une Alcossebre y Peníscola es una vía de comunicación tradicional entre ambas poblaciones. A pesar de ser un Parque Natural, el acceso de vehículos a motor (turismos) no está restringido. Tienen que ir a una velocidad máxima de 30 km/h pero, aun así y sobre todo en verano, es un fastidio caminar o pedalear por la vía costera y tener que apartarnos para dejar paso. Por ello y por el calor, aconsejamos la visita costera senderista fuera del verano. Sin embargo, pasar el día en cualquiera de las varias calas y playas de Irta es recomendable durante todo el año, en verano por supuesto también. Gozaremos de mucha tranquilidad en un entorno natural inigualable. En calas y playas como la de Argilaga o la del Pebret hay zonas de aparcamiento donde estacionar el coche, papeleras, paneles informativos, etc. Por último, no hace falta decir que en ninguno de los senderos que recorren la sierra encontraréis coches, por lo que la visita sosegada está garantizada durante todo el año. Por supuesto, no olvidéis llevar agua en cantidad, pues las fuentes no abundan precisamente.

Para comer y dormir
Tanto Alcossebre (Alcalà de Xivert) como Peníscola son poblaciones turísticas en las que no faltan bares, restaurantes, campings, hoteles y servicios de todo tipo. No tendréis absolutamente ningún problema en ese sentido. Únicamente en temporada baja cierran algunos establecimientos, sobre todo en Alcossebre, pero no faltarán otros que se mantienen abiertos contra viento y marea durante todo el año. Eso sí, más vale prevenir que curar: llamad antes de ir y aseguraos el arrocito en una mesa con buenas vistas al mar.
 

Anteriores reportajes en Castellón Infinito:
· La ruta de los Olivos Milenarios
· Aín, la Sierra de Espadán para todos los públicos
· El Mas de n’Insa, la vida en las montañas

Consigue gratis tus entradas para “Entredos”, teatro-circo en familia


Entredos es el espectáculo de teatro-circo familiar que abre la interesantísima programación trimestral del Paranimf de la Universitat Jaume I, con propuestas para todos los públicos. Y en tu mano está conseguir una de las dos entradas triples que sorteamos para que puedas disfrutar de este primer espectáculo. Ponemos en juego 2 packs consistentes en 2 entradas de adulto + 1 de niño (5-14 años), que se sortearán entre los amigos de la Agenda de Tombatossals en Facebook y/o Twitter. ¿Qué hay que hacer? Sólo dos sencillos pasos:

1. Compartir con vuestros amigos este post (Facebook) y/o hacer RT (Twitter) antes de las 20 h de este jueves 15… y esperar a las 21 h a conocer los ganadores.

2. Como en algunos casos, vuestra configuración de privacidad de Facebook no nos dejará saber quiénes sois; os pedimos que nos enviéis un correo electrónico aquí y así os podremos confirmar que entráis en el sorteo.

Si estáis entre los afortunados, podréis recoger vuestras entradas el mismo viernes 16 en la propia taquilla del Paranimf, desde media hora antes del espectáculo, que será a las 20 h.

Premio del público al mejor espectáculo de Teatro-Circo en el Festival Internacional de Teatro y Danza de Huesca en 2013, Entredos es una propuesta de la compañía Capicua que durante 50 minutos nos lleva a un mundo mágico y absurdo, poético y cómico, en el que no sabrás si estás despierto o soñando:

Suena el despertador, me levanto de la cama y como cada día, me preparo un café. De repente, en mi mano, en lugar de una taza aparece un zapato. Con el zapato en la mano, busco una respuesta y encuentro una mujer.

¿Estoy soñando o despierto? Si esto es un sueño, por favor no me despierten. ¿Qué pasa cuando los personajes de un sueño sueñan y se encuentran? ¿Qué es imaginario y qué es real?